Helados

El helado se convirtió en uno de los postres más difundidos y conocidos en el mundo gracias a la bondad de sus ingredientes.

Existen muchísimas historias que narran el nacimiento del helado artesanal. El placer de degustar un buen helado es muy antiguo, de al menos 3.000 años y la data de su nacimiento es incierta.

Uno de los primeros documentos históricos en el que se habla del "helado" proviene de un poeta griego nacido en el año 500 a. C. en Atenas. Los griegos amaban preparar sus bebidas refrescante con un poco de limón o miel, mezclándolos con hielo.

En Arabia, cada bebida helada se llamaba "sherbet", en español "sorbete". Luego, los arabes en Sicilia (Italia) mezclaban la nieve del Etna a los jugos de fruta, creando lo que puede considerarse el antepasado del helado artesanal.

El nacimiento del helado a base de leche o crema de leche es bastante reciente, data del año 1565, en la corte de Caterina de' Medici (en Florencia) cuando el arquitecto y químico Bernardo Buontalenti creó "dulces helados fabulosos", sorbetes casi helados utilizando "nieve", sal, limón, azúcar, yema de huevo y leche. Su receta se empezó a difundir rápidamente por toda Europa.

El helado es un postre que puede compartirse en familia o con amigos y disfrutar un momento placentero.